Olas de plástico y alquitrán

 

Pulsa sobre la imagen para agrandarla

Siento vergüenza de la condición humana y su total desprecio por la madre Gaia. Día a día vemos noticias de como estamos, poco a poco, destrozando el lugar en donde vivimos: el planeta Tierra. Parece que pensamos que la Tierra nos pertenece, cuando es justo al revés, nosotros le pertenecemos a la Tierra. Porque cuando ésta se vaya por el sumidero hacia la alcantarilla de la destrucción, nosotros iremos con ella (a no ser que la tecnología nos permita destrozar otro planeta, quizás Marte). No nos damos cuenta de que somos unos engranajes más en esta máquina perfecta que es el planeta azul.

Los gobiernos mundiales, especialmente los más industrializados y por ello los potencialmente más contaminantes, plantean soluciones de cara a la galeria para mejorar la salud de nuestro planeta. Proponen el Protocolo de Kyoto y protocolos para minimizar la contaminación e impulsar el reclaje y establecen cuotas de emisión de CO2 y otros contaminantes para limitar de alguna manera la contaminación. Pero luego estos gobiernos compran las cuotas de contaminación a países que no tienen maquinaria suficiente para agotarlas, haciendo inútiles los intentos de rebajar la contaminación e incluso creando un mercado de compra-venta de permisos de contaminación (lo que no puedas contaminar tú, país tercermundista, lo contamino yo).

A esa actitud totalmente interesada se añade la actitud pasiva de los ciudadanos del primer mundo. No existe verdadera conciencia ecológica y veo que se infravalora la necesidad de reciclar. Como leí en algún sitio, debemos hacer valer la ley de las 3 erres: RECICLAR, REDUCIR el consumo innecesario e irresponsable y REUTILIZAR los bienes. Y con ella además de minimizar la contaminación conseguiremos ahorrar recursos, ahora que empezamos a entrar en una crisis energética. Y más aún que dos gigantes como China e India, con más de un tercio de la población mundial, se suben al carro de la industrialización y el consumismo.

Estos comentarios los hago a colación de esta noticia en la que Charles Moore, un oceanógrafo estadounidense, denuncia que existe una mancha de basura en el Pacífico, de tamaño dos veces el territorio de EEUU, aumenta a pasos agigantados. Esta “sopa de plástico”, como así la llama el oceanógrafo, está devastando el habitat marino, ya que los trozos de plástico más minúsculos se confunden con placton y los más grandes con calamares o huevas de pescado, introduciéndose en toda la cadena alimenticia, desde los peces grande y pequeños, los mamíferos como delfines y ballenas y hasta aves marinas. Imaginaos que pedimos en un restaurante de alta cocina una exquisita lubina y al partirla encontramos un trozo de plástico… sería desagradable, ¿verdad?. O imaginad que de crucero en nuestro velero nos encontramos con una balsa de este tipo… seguro que te apetecería darte un chapuzón, ¿no?. En la imagen os muestro el tamaño de dicha balsa de plástico.

Esta noticia me encrespa porque todos (y me incluyo yo mismo) somos los verdaderos responsables de este problema ya que dicha sopa está compuesta por plásticos que provienen de objetos de la vida cotidiana. Charles Moore pide a todos los organismos competentes que animen y faciliten el reciclaje de este tipo de basura desde su origen porque si no se trata de alguna manera siempre acaba llegando a los mares. Y aunque pienses que tú no eres culpable de producir esta mancha porque nos queda muy lejos, Charles Moore advierte que manchas parecidas existen en todos los océanos del planeta.

Puede que todo esto que he comentado suene a demagogia ya que todos estamos a favor de mejorar la salud del planeta. Sin embargo, no tenemos voluntad suficiente para llevar a cabo estas ideas con hechos. Si no tenemos cuidado en mantener limpias nuestras ciudades, que son los lugares en los que vivimos, ¿cómo vamos a preocuparnos por océanos y bosques que nos quedan tan lejos?. Simplemente, lo que pretendo es hacer (que hagamos) un ejercicio de autocrítica y analizar (que analicemos) nuestra actitud y crear una verdadera conciencia ecológica que se lleve a cabo con acciones sostenibles.

“Olas de plástico,
despide el mar,
olas de plástico…”.

Contenido en el tema Marea Negra de Topo del año 1982.

Anuncios

~ por albertusko en 21 marzo 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: