Tabúes homófobos y otras cosas de animales

Es increible que a comienzos del siglo XXI una noticia como esta sea, precisamente eso, noticia. A estas alturas de evolución humanoide tendría que estar totalmente aceptado que dos personas del mismo sexo tuvieran libremente una relación sexual y afectiva. Es más, tendría que resultarnos totalmente indiferente que nuestr@ vecin@ se enrollara con un hombre, mujer o vari@s. Pero los prejuicios homofóbos dictados durante siglos, principalmente, por la religión impiden que esto sea así. Por suerte (al menos a lo que concierne este aspecto) el peso religioso en las sociedades llamadas occidentales es cada vez menor y por ello la homosexualidad está siendo ampliamente aceptada tanto en términos sociales como en términos legales.

Además actualmente la ciencia ayuda a que la homosexualidad se vea como lo que es, como una orientación sexual normal como puede ser la heterosexualidad. De hecho, parece haberse comprobado que dicha conducta sexual NO sólo es propia de los seres humanos. El hecho de que existan especies animales homosexuales no justifica la homosexualidad en los seres humanos, como bien comenta este individio aquí. Pero sí que sirve para echar al suelo justificaciones homófobas del tipo de “la homosexualidad es antinatural”.

Pero con este post quiero ir un poco más lejos de lo que abarca el aspecto puramente sexual. Porque, aunque a nuestro individuo citado anteriormente le cueste creer, los animales se relacionan de manera afectiva con sus congéneres, formando sociedades con familias (no entro en el tema de que dichas relaciones afectivas puedan incluir atracciones homosexuales no originadas únicamente por el instinto sexual) . Y nosotros, como “animales sofisticados” que somos, también nos relacionamos entre nosotros de manera afectiva, formando familias que quedan englobadas en sociedades. Estas sociedades intentan regirse por unas pautas que las procuren de cierta armonía en la convivencia. Por ello, se establecen unas leyes que proporcionan a todos los individuos unos derechos, pero también unas obligaciones (esto no difiere mucho de las comunidades animales).

Por lo tanto, vemos que ni la homosexualidad es algo antinatural (mucho menos una enfermedad como se creía en antaño) y que los homosexuales, como individuos que forman parte de nuestras sociedades tienen los mismos derechos que los heterosexuales… entre ellos el derecho a formar una familia reconocida ante la ley (conyuges e hijos). Entonces… ¿por qué hay gente que se empeña en negar dichos derechos? ¿por qué las religiones en general y la Iglesia Católica en particular se empeñan en no aceptar el matrimonio entre homosexuales aunque sea mediante una ceremonia civil? ¿por qué se niega también a aceptar la adopción de niños por parte de parejas homosexuales? ¿por qué nos sobra tanto tiempo como para ocuparnos en molestarnos con quién duermen nuestros vecinos?.

La gran mayoría de vosotros, por suerte, veréis todo este discurso como algo obvio y poco sustancial. Pero aunque no lo creáis aún hay gente que no entiende nada de esto y sigue encasillada en sus prejuicios irracionales. Espero que si os topáis con alguno de estos animales racionales que no son capaces de razonar les abráis los ojos, porque… os aseguro que mucha gente os lo agradecerá.

~ por albertusko en 19 junio 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: